Skip to main content

El PAQUETE DEFINITIVO
para inversores y traders!

Llévate estos regalos gratis:

  • Acciones gratis que valen hasta $200
  • $10 para operar con criptomonedas
  • Estatus Gold durante el primer mes
  • Acceso a formación
  • Acceso a paquetes de inversión
free shares promotion
chinese-stocks

La tecnología china sigue navegando tranquilamente a medida que disminuyen los vientos en contra regulatorios

Vie., 25/03/2022 - 06:19

 Si 2020 fue el Año Alcista para las acciones de tecnología global, entonces 2021 fue sin duda el Año Bajista. Todos recordamos el épico ascenso del Ark Innovation Fund de Cathie Wood, que registró ganancias del 400 % durante un período de menos de un año en 2020, algo prácticamente inaudito para un producto tan diversificado como un ETF. Tal vez menos inesperado fue el colapso igualmente épico que siguió, con el fondo perdiendo cerca del 65 % de su valor el año pasado.

Esta tendencia se replicó en prácticamente todas las acciones de crecimiento del sector tecnológico en todo el mundo, con un par de notables excepciones. Pero el efecto fue aún más fuerte en China, donde una combinación de represiones gubernamentales internas y temores de exclusión de la lista de Estados Unidos restringieron el crecimiento en 2020 y agravaron las pérdidas en 2021-2022. Sin embargo, los acontecimientos recientes sugieren que puede haber luz al final del túnel, instando a muchos inversores a preguntarse: ¿es ahora el momento de comprar acciones en China?

China siempre ha sido un campo minado para los inversores occidentales. El riesgo inherente de las Entidades de Interés Variable (VIE) utilizadas por la mayoría de las empresas chinas para eludir las regulaciones de propiedad extranjera, la opacidad de estas estructuras en términos de auditoría e informes y, por supuesto, la imprevisibilidad asociada con el poder del Partido Comunista Chino (PCCh) sobre las fortunas de las empresas individuales. Todos estos factores estuvieron involucrados de una forma u otra en el mercado bajista prolongado que ha durado casi 18 meses, pero parece que estas preocupaciones finalmente se están abordando (al menos en parte).

Tras una caída de dos dígitos el martes, los gigantes tecnológicos chinos Alibaba, Baidu y Tencent registraron sus mayores ganancias en un solo día desde 2008, con un aumento del 27,30 %, 20,40 % y 23,15 %, respectivamente. Esto se produce después de que el viceprimer ministro de China, Liu He, comentara que el gobierno "apoyaría la cotización de varios tipos de empresas en el extranjero", disipando los temores de que China buscaría bloquear la inversión extranjera por completo tras la publicación por parte del PCCh de sus estrictas reglas de OPI en el extranjero el verano pasado.

Cronología de problemas

La caída de la tecnología china realmente comenzó en noviembre de 2020 con el aplastamiento de la oferta pública inicial de Ant Group y la introducción de estrictas regulaciones antimonopolio. Luego, las cosas fueron de mal en peor con la investigación de Alibaba y la misteriosa desaparición de Jack Ma a fines de diciembre de ese mismo año. Tras el resurgimiento del CEO de Alibaba y la finalización de las nuevas leyes antimonopolio, parecía que lo peor había quedado atrás.

Hasta ese momento, el daño se había localizado en gran medida en BABA, pero luego el PCCh centró su atención en Tencent y Meituan, imponiendo restricciones al estilo Ant en los brazos fintech de estos dos gigantes y otras 11 empresas tecnológicas chinas. El verano de 2021 vio la muy esperada oferta pública inicial en EEUU de "el Uber de China", Didi. Dos días después, los reguladores chinos lanzaron una investigación sobre el leviatán de los viajes compartidos y le ordenaron detener los registros de nuevas cuentas. Luego vinieron nuevas reglas de ciberseguridad para las empresas que cotizan acciones en el extranjero, límites semanales para los juegos infantiles y una fuerte multa para Meituan.

Un doble golpe

Para complicar las cosas, los reguladores estadounidenses estaban tomando medidas enérgicas contra las empresas tecnológicas chinas durante este período turbulento doméstico. Esencialmente, los legisladores en Washington estaban descontentos porque muchas empresas extranjeras no cumplían con la legislación establecida que exige que todas las empresas que cotizan en los EEUU se sometan a auditorías verificables por la Junta de Supervisión Contable de Empresas Públicas. Según la Ley de Responsabilidad de las Empresas Extranjeras (aprobada en el Senado de EEUU en mayo de 2020 y promulgada el 18 de diciembre de ese mismo año), las empresas chinas que se nieguen a permitir que los auditores acreditados accedan a las cuentas de la empresa serían eliminadas de las bolsas de valores de los EEUU después de tres años de incumplimiento. Esto naturalmente alimentó los temores entre los inversores extranjeros de que sus Recibos de Depósito Estadounidenses perderían su valor dada la extrema renuencia del PCCh a permitir que las empresas cumplieran con la nueva ley. Luego se produjo otra gran liquidación cuando los fondos estadounidenses y los inversores minoristas se deshicieron masivamente de las acciones chinas.

Entonces, ¿es este el fin de la tendencia descendente o hay más dolor por venir?

Como hemos visto en los últimos dieciocho meses, todo este episodio ha estado lleno de giros y vueltas. A los periodos de optimismo cauteloso les siguieron aún profundidades más profundas de desesperación. Justo cuando pensábamos que se había incluido en el precio un factor negativo, otro asomaba su fea cabeza. Dicho esto, las "recuperaciones" anteriores no fueron tan espectaculares como las que vimos el miércoles y el jueves (16 y 17 de marzo), y siempre hubo una persistente sensación de incertidumbre en torno a cuestiones clave como cotizaciones extranjeras, regulación nacional y sanciones financieras.

Ahora, por otro lado, tenemos claridad en el frente legislativo tanto en China como en EEUU (la HFCA y las leyes chinas antimonopolio ya están finalizadas), y todas las principales empresas de tecnología que habían infringido la legislación ya han sido multadas por las autoridades. Esta declaración más reciente de Liu He pone fin a la última pregunta de si China permitirá que sus empresas coticen en el extranjero y, por lo tanto, representa un punto de inflexión clave en esta saga. Entonces, si bien es imposible decir si este es el punto de inflexión definitivo, es seguro decir que los vientos en contra definitivamente se han calmado y el camino hacia el crecimiento está despejado.

Entra en el Dragón con Libertex

Libertex ofrece trading con nombres grandes como Alibaba, Baidu y Tencent, así como ETF de iShares China Large Cap. Dada la volatilidad inherente y la incertidumbre casi total de las acciones chinas, el apalancamiento de las operaciones puede ser arriesgado. Pero el enorme potencial a largo plazo y la masiva CAGR de este sector lo convierten en un buen candidato para los clientes de Libertex Portfolio. Con Libertex Portfolio, puedes disfrutar de cero comisiones y tarifas y recibir dividendos de accionistas pagados por compañías elegibles.

¡Vive la emoción del trading!

Registra una cuenta demo en Libertex y aprende cómo operar