Skip to main content

Análisis de las acciones de Vodafone

Vodafone Group Plc, inicialmente conocido como Racal Telecom, es un operador multinacional de telefonía móvil y fija, banda ancha y televisión digital. Las acciones de Vodafone cotizan principalmente en el índice Nasdaq en EEUU, como en el FTSE 100 de Londres. 

Este operador de telecomunicaciones está presente en una gran cantidad de países y es el segundo más grande del mundo en cantidad de clientes y en beneficios (en ambos casos por detrás de China Mobile). A nivel global, la compañía contaba en diciembre de 2017 con 439 millones de clientes. Asimismo, las acciones de Vodafone están en los mercados de valores más importantes del planeta.

Problemas con la justicia

En septiembre del año 2010, una investigación realizada por la revista “Private Eye” reveló detalles de las actividades de evasión de impuestos por parte de la firma británica. Ante esto, las acciones de Vodafonebajaron casi un 10%. 

El informe narraba que durante la adquisición de la empresa alemana Mannesmann AG, la empresa de telefonía inglesa hizo una declaración de impuestos a través de una filial en Luxemburgo, creada para pagar sus obligaciones allí. La carga impositiva en Luxemburgo es especialmente baja comparada con los países europeos alrededor.

Tras una larga pelea legal con el departamento del gobierno británico responsable de la fiscalización de impuestos (HMRC), las partes acordaron que Vodafone pagaría una suma por 1250 millones de libras en relación a la adquisición de Mannesmann. Los expertos calcularon, basándose en las cuentas de la compañía, que la cifra final para Vodafone tanto en impuestos como amortizaciones (debido a las negociaciones) fue de 6000 millones de libras. 

La noticia, por otro lado, provocó protestas entre octubre de 2010 y abril de 2011 por parte de una organización llamada “UK Uncut”, un grupo en contra de la evasión fiscal y que intenta perseguir a las empresas. Las manifestaciones se realizaron frente a las tiendas de Vodafone, lo que provocó el cierre de más de una docena de ellas, incluyendo una muy relevante en Oxford Street, en el centro de Londres. 

Hace unos años, Vodafone puso en circulación unos complementos denominados “Pass”, que permiten utilizar determinadas aplicaciones sin consumir datos móviles del paquete contratado por el cliente. Primero llegaron para las redes sociales y música y luego le siguieron los de videos y mapas interactivos. Allí surgió el debate de si esta clase de abono podía o no vulnerar la neutralidad de la red. 

En 2020, una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea prohibió comercializar al operador de telefonía húngara Telenor este tipo de paquetes conocidos como “tarifas cero”. Esto obligó a Vodafone a modificar las condiciones de su “Pass”. Sin embargo, otra vez el tribunal europeo volvió a fallar en contra del operador inglés y su par alemán Deutsche Telekom. 

Cotización de Vodafone

Las acciones de Vodafone tuvieron su ATH (All Time Highs o máximos históricos) en enero del año 2000, cuando llegaron a valer 74.73 dólares, un precio que jamás volvió siquiera a estar cerca. Luego llegó la burbuja de las punto.com y su cotización se desplomó hasta los US $14 en septiembre de 2002, una caída brutal del 81%. Su último valor más alto fue en febrero de 2014, cuando llegó a los 42 dólares. 

A pesar de las constantes bajas en el pasado, las estimaciones para el 2021 de los analistas que cubren la empresa son alentadoras. El promedio objetivo de precio es de 25.65 dólares, lo que representa una importante suba de 61.84%.

En el reporte de ganancias de mayo de 2021, Vodafone evidenció un sorprendente BPA (beneficio por acción) de ocho dólares, mientras los analistas esperaban 0.1. En cuanto a los ingresos, no llegó a cumplir las expectativas, ya que reportó 13600 millones frente a los 25 mil millones esperados.

Está claro que si la empresa quiere volver a sus épocas de gloria de principios de este siglo tendrá que saber aprovechar la transición hacia la tecnología de datos móviles 5G.